Siente la revolución del test auditivo Amplifon 360.

Cuando oímos menos que antes

Notar que oímos menos es el primer paso para mejorar. La reducción de la sensibilidad auditiva, o hipoacusia se origina por el debilitamiento lento y progresivo del sistema auditivo, pudiendo afectar a uno o ambos oídos.

En ocasiones no reconocemos alguna palabra, los sonidos no nos llegan tan nítidos como antes… Puede pasar a cualquier edad, si bien normalmente aparece a causa del envejecimiento del sistema auditivo (presbiacusia) o en jóvenes por escuchar música demasiado alta o por una otitis mal curada.

Según diversos estudios, casi un 10% de la población mundial tiene problemas de oído. Prevenirlo está ahora en tus manos. 

Oído y cerebro en forma

¿Sabes que oír bien es necesario para que nuestro cerebro funcione correctamente? La reducción de la sensibilidad auditiva afecta a la capacidad de procesar y recordar información, causando otras alteraciones cognitivas al cambiar la forma de asignar recursos al proceso de escucha, tomándolos de otras funciones. Esto puede potenciar la demencia precoz.

Evolución de la reducción de la sensibilidad auditiva

Te explicamos las causas de la pérdida de oído

  • Envejecimiento natural: afecta a más del 40% de los mayores de 60 años, y supera el 90% en mayores de 80.
  • Factores hereditarios: los hijos lo heredan de sus padres o abuelos
  • Infecciones víricas como la escarlatina, el sarampión o la meningitis. Pueden dañar el oído y provocar un déficit auditivo más o menos grave. La otitis mal curada también puede causar pérdida de oído.
  • Trauma acústico: los ruidos muy fuertes pueden dañar la delicada estructura interna del oído.
  • El abuso de sustancias como fármacos, alcohol y tabaco también pueden ser nocivos.
  • Diabetes: aumenta en un 200% las probabilidades de desarrollar hipoacusia.

 

Conoce los síntomas de la hipoacusia

Los sonidos que nos rodean son esenciales en nuestra vida. Charlas con amigos, conversaciones en el trabajo, la risa de los niños, nuestra música o película favorita… El sonido nos ayuda a interactuar con nuestro entorno tanto para socializar y comunicarnos, como para sobrevivir: si no oímos el claxon de un coche, puede que tengamos un percance. Por todo ello, es necesario que conozcas los principales síntomas de la hipoacusia.

  • Percepción débil de algunos sonidos.
  • Dificultad para entender palabras y seguir conversaciones en ambientes ruidosos.
  • Pedir a los demás que hablen más despacio, claro o en voz más alta.
  • Subir demasiado el volumen de la televisión.
  • Que alguien cercano te comente que no oyes bien
Cuidados