Cuidados del oído, mantén tu audición

Cada día, nuestro oído recibe innumerables estímulos. En casa, en el trabajo, en tiendas, colegios… La exposición a ruido por encima de los 85 decibelios, puede dañar nuestro oído provocando pérdida auditiva, acúfenos, pitidos y zumbidos permanentes.

Normalmente se produce de forma gradual, pero es fundamental aprender a cuidar el oído para mantenerlo sano el mayor tiempo posible.

Estilos de vida perjudiciales para el oído

La exposición a mucho ruido durante largos periodos de tiempo puede afectar a nuestro oído. Pero también hay otros factores y situaciones que pueden hacerlo, conócelos para evitar sus efectos:

  • Lugares de trabajo con alto nivel de ruido constante: fábricas con maquinaria, locales nocturnos, zonas de construcción… Si es tu caso, protégete con cascos o tapones para el ruido.
  • Escuchar música con cascos a volumen demasiado alto, algo muy usual en los jóvenes. Lo ideal es no subirlo por encima del 60% del volumen máximo, y escucharlo durante máximo 60 minutos seguidos. Si el volumen tapa el ruido de fondo, está demasiado alto.
  • Conciertos y locales nocturnos. Una música demasiado alta puede dañar el oído. Un síntoma es escuchar pitidos prolongados. Para evitarlo, haz pausas de 5 minutos saliendo del local.
  • Jornadas de caza, con sonidos repentinos de disparos que pueden provocar un daño inmediato y permanente.
  • Bastoncillos de algodón: se recomienda utilizarlos para limpiar sólo a parte exterior de la oreja, no así la interior, para evitar perforar la membrana timpánica.
  • Edad: a partir de los 50 años conviene revisar tu oído una vez al año.
Revisión auditiva